La ví por la mañana en un garaje, nos avenimos al momento y no habian transcurrido dos horas que ya me hallaba en su morada sin ropa. Entendia que esta fémina era una bomba de relojeria, tenia traza de ser toda una pervertida, pero la realidad superaba con creces la utopía, me dejó la pollaza chupada.

Continuar leyendo